Entre enero y marzo de cada año, Samaná recibe una esperada visita. Las ballenas jorobadas realizan una parada en las cálidas aguas de esta provincia de República Dominicana.

Según el Servicio de Vida Marina de los Estados Unidos, la ballena jorobada es una de las especies más reconocidas dentro de su grupo por su distinguida joroba en la aleta dorsal.

Existen dos poblaciones geográficas de ballenas jorobadas: una en el hemisferio norte y una en el sur. Pertenecen  a la orden de los cetáceos, lo que significa que son mamíferos totalmente adaptados a la vida acuática.

¿Por qué viajan las ballenas jorobadas a Samaná?

Las ballenas jorobadas emprenden su éxodo desde su habitad natural hacia el Caribe durante el invierno para reproducirse.

La Bahía de Samaná tiene una gran importancia, no solo para la reproducción de las ballenas, también funciona como un lugar para el cuidado de las crías esta especie. Esto se percibe en la abundancia de ballenas que visitan el lugar cada año y la residencia prolongada de las madres, destaca una investigación publicada en el Journal of Cetacean Research and Management.

Por su  valor ecológico, la Bahía de Samaná forma parte del Santuario de Mamíferos Marinos, área protegida creada mediante el Decreto No. 319 del 14 de octubre de 1986.

Cuando estés en Marena, no te pierdas esta gran atracción. También puedes optar por visitar el Museo de la Ballena en Santa Bárbara de Samaná, donde tienen mucha información sobre este mamífero.

 

Leave a Reply